Espacios naturales protegidos inteligentes en Andalucía

El proyecto que se propone tiene como objeto facilitar la implementación de las TIC –en particular, IoT, Big Data y SIG–a la gestión de los espacios naturales protegidos de Andalucía

Investigador principal

Diego J. Vera Jurado

Sede

UMA

Tecnología

Iot; Big Data; SIG

Sector

Recursos endógenos de base territorial

Agentes agregados

Junta de Andalucía, Diputación provincial de Málaga

Resumen de la propuesta

El proyecto que se propone tiene como objeto facilitar la implementación de las TIC –en particular, IoT, Big Data y SIG–a la gestión de los espacios naturales protegidos de Andalucía y se enmarca en el área de prioridad RIS3 Andalucía 2020 “recursos endógenos de base territorial”. El empleo de estas herramientas tecnológicas tiene diversas aplicaciones en el campo de la gestión de los espacios naturales protegidos: el seguimiento y evaluación del estado de conservación de los recursos naturales existentes en los espacios, la dinamización del turismo rural y el fomento de la participación pública y privada.

La investigación que se pretende realizar tiene un enfoque esencialmente jurídico. Así, las cuestiones que serían objeto de estudio son la articulación normativa de la aplicación de estas herramientas tecnológicas a la gestión de los espacios naturales protegidos, la definición de las estructuras administrativas y los mecanismos de cooperación, coordinación y colaboración necesarios para impulsar su implementación, su financiación y las implicaciones éticas y jurídicas que derivan de la obtención, tratamiento y difusión de datos de carácter personal a través de estos instrumentos. Para desarrollar las tareas de investigación se ha configurado un equipo compuesto por juristas. No obstante, se incorporan también dos geógrafos y un economista como colaboradores y se ha previsto la contratación de un informático que tenga nociones jurídicas en materia de protección de datos de carácter personal.

Con la ejecución de este proyecto se pretende contribuir a la mejorar la gestión de nuestros espacios naturales. Se trata de que, a través las herramientas que ofrecen las TIC, se logre implantar un modelo de gestión inteligente que permita conjugar, desde el parámetro de la sostenibilidad, la preservación de los recursos naturales existentes en los espacios con la dinamización de las actividades económicas que se desarrollan en ellos.

Objetivo del proyecto

La incorporación de las nuevas tecnologías de la información en diferentes sectores de nuestra sociedad está dando lugar a la generación y almacenamiento de cantidades enormes de datos que reflejan el comportamiento de las personas en numerosas facetas de su actividad diaria. El procesamiento de estos datos masivos (Big Data) juega ya un papel fundamental en la mejora de nuestra sociedad: entre otros campos, tiene aplicación en medicina, la gestión inteligente de ciudades y el análisis social para ayudar al desarrollo y la acción humanitaria.

El procesamiento masivo de datos puede ser también un gran aliado en mejorar programas de desarrollo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La Revolución de los Datos ha sido impulsada desde la Secretaría General de Naciones Unidas, que ha reconocido que los datos son un elemento clave para catalizar una transformación sostenible y cumplir con la agenda 2030.

En este contexto, es indudable que algunas de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación -particularmente, el Big Data, IoT (Internet de las cosas) y los SIG-constituyen herramientas útiles para lograr una gestión inteligente de los recursos naturales. A este respecto, cabe destacar que España es uno de los países de la Unión europea que ha impulsado Lifewatch, una infraestructura virtual europea de ciencia y tecnología para la investigación sobre la biodiversidad y los ecosistemas. Este proyecto, en concreto, tiene como finalidad establecer una gran red de datos, información y conocimiento basada en una potente e-Infraestructura de comunicaciones, supercomputación y servicios de distribución de grandes cantidades de datos (Big Data) a través de internet. El proyecto, que tiene su sede española en Sevilla, servirá para estudiar la biodiversidad y la gestión de los ecosistemas con el objetivo de mejorar el conocimiento en temáticas relacionadas con el cambio climático, la desertificación o la escasez de agua y recursos naturales, entre otros grandes desafíos de carácter global.

En esta línea, el proyecto que se propone tiene como objetivo facilitar la implementación de las herramientas tecnológicas referidas a la gestión de nuestros espacios naturales protegidos (en adelante, ENP). Este objetivo se enmarca dentro de una de las áreas prioritarias RIS3 Andalucía 2020: recursos endógenos de base territorial. En concreto, los instrumentos tecnológicos aludidos podrían tener las siguientes aplicaciones:

Aplicar la TIC a la evaluación y seguimiento del estado de conservación de los recursos existentes en los ENP

La utilización de las TIC –Big Data, SIG–puede contribuir a la protección de los recursos naturales si se usan como instrumentos para la evaluación y seguimiento de su estado de conservación. En este sentido, mediante el empleo de dichas herramientas sería posible, entre otras utilidades, elaborar un sistema simplificado de evaluación integrada de las distintas figuras de protección que contempla la Ley andaluza de Espacios Naturales Protegidos; diseñar y aplicar un sistema de seguimiento y evaluación de la sostenibilidad municipal a los municipios que aportan territorio a los espacios naturales y a su entorno; realizar simulaciones de los usos del suelo futuros (un escenario tendencial de acuerdo con las trayectorias que han ocurrido en cada zona durante los últimos 10 años), lo que permitiría definir incentivos y restricciones de cada uso del suelo en las zonas más frágiles y amenazadas. Y por último, modelar todos los datos obtenidos en un Sistema de Información Geográfica (SIG).

Dinamizar la actividad turística en los EN

Andalucía es una de las regiones más ricas en biodiversidad de toda la Unión europea. De ahí la gran extensión de su red de ENP. Ello lleva a considerar que estos espacios constituyen un activo turístico de primer orden en nuestra Comunidad, que debe gestionarse de manera inteligente. Y a este respecto, las TIC pueden coadyuvar también a mejorar la explotación de este excepcional recurso económico desde el parámetro de la sostenibilidad. Así, como posibles aplicaciones de las TIC a la gestión turística inteligente y sostenible de los ENP, cabe señalar la instalación de sensores de gestión de acceso de visitantes –con vistas a limitarlo cuando se supere la capacidad de carga del espacio–; la instalación de sensores acústicos, con la finalidad de evitar que un exceso de ruido pueda alterar el comportamiento de la flora y la fauna, y la implementación de aplicaciones móviles que permitan obtener datos sobre las actividades y preferencias de los visitantes, datos cuya integración y análisis permitirá proporcionar a otros usuarios información relativa, por ejemplo, a las rutas que pueden realizar u otras actividades a desarrollar en el espacio. Con estas herramientas se contribuiría a mejorar la experiencia de los visitantes, dinamizándose así el turismo rural. Al mismo tiempo, se facilitaría la adopción de las medidas precisas para, por un lado, intensificar la atención en los espacios con mayor afluencia por las repercusiones que ese hecho pueda tener en la conservación de los recursos naturales y, por otro, fomentar una utilización equilibrada de los mismos.

Fomentar la participación de municipios y ciudadanos en la gestión de los ENP

Las TIC son unas herramientas que pueden propiciar, asimismo, una mayor participación de municipios y ciudadanos en la gestión de los ENP. En este sentido, el acceso a un gran volumen de información sobre los espacios que posibilitaría la implementación de portales open data –información relativa a los usos que se desarrollan en los espacios, afluencia de usuarios, recursos naturales existentes, estado de conservación de los mismos, etc.–alentaría a los municipios a querer formar parte de los ENP y a los ciudadanos a implicarse en mayor medida en su conservación, a participar en las actividades que ellos se realizan y a proponer la ejecución de cualesquiera acciones que redunden en beneficio de la comunidad. La materialización de todas estas propuestas exige una reflexión desde las Ciencias Sociales, y en particular desde el Derecho. Así, la implementación y generalización efectiva de las herramientas a las que se ha hecho referencia depende en buena medida de una adecuada regulación normativa de las mismas que contemple su incorporación a la gestión de los ENP. Es precisa, pues, una investigación dirigida a determinar las soluciones normativas a través de las cuales las leyes ambientales y también los instrumentos de planificación y gestión de los ENP pueden incorporar y articular los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías en este campo. Del mismo modo, el impulso de estas propuestas requiere el establecimiento de una estructura administrativa dotada de competencias para ponerlas en marcha, así como la definición de los mecanismos jurídicos de cooperación, coordinación y colaboración entre administraciones, y también con el sector privado, precisos para su implantación. La investigación que proponemos debe atender, en consecuencia, también a estas cuestiones. En fin, el despliegue de todo este potencial debe realizarse de manera adecuada y responsable, teniendo en cuenta aspectos fundamentales relacionados con la disponibilidad, uso y privacidad de datos. El análisis jurídico se torna en estos momentos en imprescindible para garantizar la privacidad de los datos a nivel individual y la seguridad tecnológica. En la actualidad, se tiende a un consenso internacional sobre el papel fundamental de la alfabetización y la ética en el uso de los datos para ir adoptando positivamente el empleo del Big Data. De acuerdo con ello, nuestra investigación incluirá como parte de su objeto el estudio de las implicaciones éticas y jurídicas que tienen la obtención, tratamiento y difusión de datos mediante las herramientas referidas.

Resultados esperados e indicadores

Como resultados esperados del proyecto “Espacios naturales protegidos inteligentes en Andalucía” el principal reto es hacer de nuestros espacios naturales unos ámbitos en los que poder conjugar preservación con puesta en valor, evitando la “exclusión” a la que habitualmente se ven sometidos y reduciendo con ello los riesgos inherentes a lo anterior y tornándolo en espacios capaces de contribuir por si mismos al desarrollo sostenible del ámbito en el que se incluyen. Todo ello sobre la base de datos objetivos y tangibles mediante el adecuado procesamiento de datos masivos (Big Data) que posibilite modelar un Sistema de Información Geográfica (SIG).

Como indicadores esperados a la finalización del proyecto, nos proponemos la realización de, al menos, 3 contratos de transferencia con Administraciones públicas (Junta de Andalucía, Diputaciones provinciales, Ayuntamientos) y/o empresas del sector privado. Entendemos el interés que de este proyecto se puede derivar principalmente para las diferentes Administraciones con competencias, con un papel fundamental de los municipios incluidos en ámbitos de espacios protegidos o limítrofes a los mismos que pudieran resultar interesados en el mismo y que a largo plazo podría incluso conllevar a su inclusión en el ámbito y con ello la ampliación de ENP en la Comunidad Autónoma.

De igual forma, somos conscientes del interés que para su difusión y puesta en valor puede representar la celebración de mesas temáticas, jornadas y congresos. En este sentido, esperamos llevar a cabo diferentes acciones enmarcadas en el ámbito de la difusión y dedicando especial atención a la participación ciudadana, elemento fundamental y conocedor de las oportunidades, debilidades, amenazas y fortalezas de los ámbitos que acogen ENP en Andalucía.

Otro de los indicadores esenciales en el proyecto es llevar a cabo con la participación de todos los miembros del equipo de investigación y los colaboradores participantes, la elaboración de una publicación indexada en la que se recojan las conclusiones y se abran nuevas líneas de investigación.

Por último, se plantea la posibilidad de recopilar todos los datos obtenidos y las investigaciones efectuadas mediante el modelaje de un Sistema de Información Geográfica (SIG).

Justificación potencial impacto tecnológico del proyecto (TRL).